El período de garantía puede ser de varios meses o incluso años, y puede variar según el tipo de producto. Por ejemplo, las prótesis suelen tener garantías más largas debido a su naturaleza y al impacto que tienen en la salud y la movilidad del paciente. En contraste, productos ortopédicos más simples como férulas o ortesis pueden tener garantías más cortas.

Es importante revisar los términos y condiciones de la garantía proporcionada por el fabricante antes de adquirir un producto ortopédico. Esto incluye comprender qué problemas están cubiertos por la garantía, qué acciones se deben tomar en caso de un problema y cualquier limitación o exclusión de la cobertura de la garantía.